Pin It
Subscribe Twitter Twitter

San roque = Xapaná Jubeteí:


La leyenda cuenta que éste Orixá era muy propenso a correr detrás de las mujeres
sin obedecer a ningún mandamiento; un día Orunmilá le ordenó que en ese día no
debía mantener relaciones sexuales, petición a la que Xapaná no dio importancia y
por tanto no cumplió. Al otro día despertó con su cuerpo hirviendo en llagas.
Es el Orixá de las dolencias físicas y mentales, comparte con Oiá Iansá el cuidado
de los cementerios; están presentes en todos los hospitales auspiciando las
dolencias y las curas de los enfermos. Se lo sincretiza con San Roque, quién
habiendo quedado huérfano muy joven, vendió toda la herencia familiar para
entregar los beneficios a los pobres. En la región de Toscaza, se instaló en un
hospital y se dedicó a servir a todas aquellas personas que estaban infectadas de
peste, logrando curaciones inexplicables y maravillosas. Estando en contacto con
sus enfermos, se contagio la peste y para no infectar y ser el agente transmisor, se
trasladó a un bosque donde cada día recibía la visita de un perro que le llevaba un
pan. El dueño del can, asombrado de ver como le robaba todos los días un pan de
su mesa, decidió seguirlo y allí se encontró con San Roque, medio moribundo,
mientras el perro le lamía la herida de su pierna. El hombre conmovido con tal
situación, lleva a Roque a su casa, lo alimenta y lo cura, mientras el Santo le
expresaba y explicaba palabras del evangelio. Por eso en las estampas deSan
Roque se lo ve con un perro, quién hizo posible la cura del Santo, y éste a su vez
logra convertir a su amo, que escoge dejar la vida mundana para seguirlo en sus
peregrinaciones.
Petición y Ofrenda a Xapaná Jubeteí - San Roque: Se le solicita especialmente
por dolencias físicas, mentales y espirituales; como así también por las mascotas
perdidas. Se lo consagra el 16 de Agosto. Se lo ofrenda en un altar que contenga
su imagen, con una foto de la mascota de la casa, pochochos y una vela de color
marrón.
Oración: "Amado San Roque, con tu poder sanador, te pido que cures mi cuerpo,
mi mente y mi alma, devolviéndome la paz y el amor necesarios para seguir con
mis días. Amén"
"Poderoso San Roque, que a pesar de tu humildad puedes dominar a quién desees,
haz que retorne (nombre de la mascota perdida) a nuestro hogar. Amén".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada