Pin It
Subscribe Twitter Twitter

San miguel arcangel = Xangó Agandjú


San Miguel con sus ángeles, libra una batalla en las puertas del paraíso contra
Satanás y los ángeles rebeldes, derrotándolos y arrojándolos al averno. "Entonces
se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron con el Dragón.
También el Dragón y sus Ángeles combatieron pero no prevalecieron y no hubo ya
en el cielo lugar para ellos. Y fue arrojado el gran Dragón, la serpiente antigua, el
llamado Diablo y Satanás, el seductor del mundo entero" (Ap. 12, 7-9). El
emperador Constantino, atribuyó a este arcángel las victorias sobre sus enemigos
en la defensa de Constantinopla y por ello le construyó una magnífica iglesia en su
honor. San Miguel continúa su misterio angélico con relación a los hombres hasta
que nos lleva a través de las puertas celestiales; no solo durante la vida terrenal,
San Miguel defiende y protege nuestras almas; el nos asiste de manera especial a
la hora de la muerte, su oficio es recibir las almas de los elegidos al momento de
separarse de su cuerpo, pues en ese momento se libra una gran batalla espiritual
por nuestras almas, ya que el demonio tiene muy poco tiempo para hacernos caer
en la tentación. El sincretismo con este pasaje de Xangó, tiene que ver con la vida
juvenil de este Orixá y su tiempo de victorioso guerrero, cuando con su valor e
inteligencia defendió las puertas de la ciudad frente al ataque de una tribu enemiga
que los superaba ampliamente en número.
Petición y ofrenda a Agandjú - San Miguel Arcángel: Se le pide especialmente
para terminar con la mala suerte y contra todo maleficio. Su consagración es el 25
de Julio. Se le ofrenda con tres velas azules y tres velas marrones, maíz blanco en
la orilla de un río.
Oración: "Protector mío, San Miguel de Arcángel te suplico me infundas una fe
ardiente en los santos misterios y la gracia de no quebrantar jamás las promesas
del bautismo. Se mi guardián en los caminos de la vida. Presérvame de la muerte
súbita y que viva siempre como siervo fiel de Jesucristo para después gozarle
eternamente en el cielo. Amén".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada