Pin It
Subscribe Twitter Twitter

Como Aparecio el primer papa


Primeramente tenemos que la palabra "Papa", aparte de que no aparece en la Biblia, es
incluso completamente antibíblica, ya que su empleo está terminantemente prohibido por el
mismo Señor Jesús en el evangelio de Mateo 23:8, 9, donde el Señor, anticipando el surgimiento
de jerarquías entre sus dicípulos, les previene diciendo:
8) Pero vosotros no queráis que os llame Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y
todos vosotros sois hermanos.
9) Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que esta
en los cielos.
El sentido de las palabras del Señor en el versículo 9, cuando dice "no llaméis padre vuestro
a nadie en la tierra", se refiere obviamente a no llamarle a alguien "padre" en el sentido espiritual.
Pues el versículo 8 anterior se está refiriendo precisamente a la prevención de jerarquías de índole
espiritual entre los cristianos.
La palabra latina Papa, que significa "Gran Padre", tiene un trasfondo pagano religioso,
como era de esperarse. En la Roma pagana de la antigüedad existían una gran variedad de cultos
pertenecientes a diversos dioses, sin embargo, había un culto que destacaba en importancia con
respecto a los demás, este era el de la diosa Gíbele, la "Madre de los dioses". Su culto era
antiquísimo, pues se le ha rastreado incluso hasta el período Neolítico (edad de piedra), con una
civilización matriarcal asentada en la región de Catal Hüyük, cerca de la antigua ciudad de
Iconio. Gíbele vino a Roma desde Frigia (Asia) y los romanos la llamaban Magna Mater, la Gran
Madre.
La Gran Madre , por otro lado, tenía también un consorte, cuyo nombre era...Papas, que en
el griego significa Gran padre.
Este era el nombre antiguo en Asia del consorte de Gíbele, pero los romanos después lo
nombraron Attis (The Oriental Religions in Román Paganism, Franz Cumont, 1911, p.48).
Aquí salta a la vista, no obstante, una conexión muy evidente que resulta necesario mencionar. Es
decir, Gíbele era la "Gran Madre" de los antiguos romanos, así como hoy en día la Virgen María es la
"Madre de todos" los católicos romanos. Y Papas, el consorte o amante de Gíbele, viene a ser ahora el
Papa Romano. Porque ¿acaso no son los papas romanos los que promueven la idolatría de María? Y,
¿acaso no son ellos también los que la han deificado a través de sus dogmas, como la Inmaculada
concepción y la Ascención de su cuerpo sin sufrir corrupción?.
Otro aspecto del origen y empleo pagano de la palabra Papa, lo encontramos incluso en
México. Pues vemos que Fray Juan de Zumárraga -primer obispo y segundo inquisidor en Méxicomandó
que nunca se pronunciase ni en latín ni en castellano la palabra "Papa", sino más bien Pontifex
o Pontífice. Esto porque los indios acostumbraban llamarle "Papas"a sus sacerdotes paganos, y se
pretendía así evitar la confusión (Apolegética historia de las Indias, Fray Bartolomé de las Casas, cap.
138,p.366).
La aparición del primer Papa, por otro lado, no fue algo que sucedió de la noche a la mañana.
Más bien implicó un proceso de varios siglos a través de los cuales se fueron dando una serie de
circunstancias que propiciaron finalmente la aparición de esta figura tan nefasta.
Cuando los apóstoles estaban todavía sobre la tierra, ellos establecieron obispos en las iglesias
locales que habían fundado. Y, el centro de la fe Cristiana, era obviamente la iglesia en Jerusalén. Sin
embargo, el martirio de Santiago (62 d.C.), pilar de esa iglesia, y la destrucción total de Jerusalén por el
emperador Tito (70 d.C.), abrieron el camino después para el desarrollo de la iglesia en Roma.
El hecho que la iglesia en Roma estuviese ubicada en la capital del imperio, le confirió
inmensas ventajas con respecto a otras iglesias también importantes, como ciertamente lo eran
Antioquía y Alejandría. Estas ventajas consistían, por ejemplo, en que la iglesia en Roma podía
intervenir ante las autoridades imperiales en favor de las otras iglesias, o representándolas, por
causa de tener contactos con el gobierno. También, por su posición estratégica, empezó a prosperar
económicamente y adquirir prestigio eclesiástico. Como consecuencia, la posición del obispo de la
iglesia en Roma se consolidó y éste empezó a asumir la autoridad que le confería el ser la cabeza de la
iglesia Romana.
No obstante, todavía durante el reinado de Constantino (313-337), cuando el Cristianismo ya
se había convertido en la religión oficial del imperio Romano, el obispo romano era todavía
simplemente un obispo más entre los obispos de las demás iglesias. Pues Constantino, como ya
vimos anteriormente, era Obispo de obispos, Pontifex Maximus, y Vicario de Cristo. No fue sino hasta
después de la muerte del emperador Constantino (337 d.C.) cuando los obispos romanos -en forma
tentativa- se atrevieron a empezar a reclamar una posición de prestigio, influencia, y autoridad
para sí mismos. Y, las características doctrinas falsas respecto a la primacía del papado, empezaron
también a ser sistemáticamente formuladas.
La evidencia histórica muestra que el incentivo básico que motivó al obispo de Roma -
todavía no se llamaba Papa- el empezar a formular sus "derechos" y primacía sobre otras iglesias,
fue el hecho que vio su posición amenazada por las ambiciones del obispo de la "nueva Roma", es
decir, Constantinopla.
Las ambiciones del obispo de la "nueva Roma" salieron a la luz en el Concilio de
Constantinopla (año 381), segundo concilio ecuménico, donde el entonces obispo de Roma,
Dámaso I, no fue invitado. A l l í se decretó que el obispo de Constantinopla debía tener el primer
rango después del obispo de Roma, "porque Constantinopla es la nueva Roma". El propósito era,
sin duda, darle a Constantinopla una posición en el imperio del Este que estuviese por encima de
Antioquía y Alejandría; y Roma, por supuesto, no sería afectada (The Chair ofPeter; A History ofthe
Papacv; F. Gontard, 1965, p. 116). Dámaso reaccionó inmediatamente, y en el año 382 un sínodo
romano declaró -con obvia referencia a la decisión del año previo- que la iglesia Romana debía su
primacía no a los decretos de un sínodo, sino a los poderes comisionados a Pedro por Cristo. Roma
era, según Dámaso, "la primera Sede (silla o trono) del apóstol Pedro (Ibid.)" Dámaso también
añadió el término "apostólica" al nombre de la iglesia Romana; y, en su afán de reclamar suprema
autoridad espiritual para sí mismo, fue el primero en apropiarse de las palabras dichas a Pedro por
Cristo: "Tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi iglesia" (A Woman Rides the Beast, Dave
Hunt, 1944, p.102).
Representaciones de Roma y Constantinopla, ciudades rivales una vez dividido el imperio
Romano
Esta afirmación de Dámaso, por cierto, no fue aprobada por dos supuestos grandes teólogos
católicos contemporáneos de Dámaso: "San" Agustín y "San" Ambrosio. San Pedro, escribió
Ambrosio, "tenía una primacía de confesión, no de oficio; una primacía de fe, no de rango ". Sin
embargo, los sucesores de Dámaso en Roma se aferraron neciamente, y, por consecuencia, continuaron
desarrollando las doctrinas que apoyaban la posición "especial" del obispo de Roma. Esto de tal
manera que el sucesor inmediato de Dámaso, Siricio, fue el primero en llamarse "Papa", como
lo atestiguan los mismos historiadores católicos romanos en sus crónicas de los papas. Sin duda, la
intervención de Dámaso en la historia del desarrollo del papado, jugó un papel muy importante.
Pero no solamente por lo expuesto anteriormente, sino también porque él fue el primer obispo
romano en recibir el nombramiento de Pontifex Maximus, Sumo Sacerdote de los Misterios
Paganos, veamos cómo sucedió:
Resulta que en el año 382 el emperador Graciano ordenó que el Altar de Victoria -una
diosa patraña del imperio- fuese destruido. Hasta ese entonces los senadores habían tomado el
juramento de lealtad al imperio sobre ese altar. Y, antes de empezar sus sesiones, cada uno de
ellos quemaba un grano de incienso sobre el altar. Cuando el Senado, que en su mayoría era
pagano, fue informado del edicto imperial, mandaron una comitiva a Milán para que se
entrevistara con Graciano. La comitiva llevaba consigo la túnica de Ponitfex Maximus, la cual
intentaban presentar al emperador. Y el emperador, por su parte, debía recibir el título y la túnica,
pues pensaban que el sentimiento amistoso así inducido haría que el emperador cambiase de
opinión. Sin embargo, el emperador terminó rechazando la túnica y el título, afirmando que
resultaba impropio para un emperador cristiano (Gontard, op.cit., p.120).
Cuando el emperador Graciano rechazó el título y rito de iniciación de Pontifex Maximus,
que le correspondía a él por causa de ser el emperador romano en turno, el puesto obviamente
quedó vacante y fue tomado entonces por el obispo romano Dámaso. Definitivamente alguien
tenía que ocupar la vacante, pues los paganos en el imperio Romano todavía eran muchos en
número, como lo atestigua el historiador Gibbon en su extensa obra Decline and Fall of the
Román Empire (1781, vol.V, cap. 28, p.87):
"La imagen y altar de Victoria fueron removidos de la casa del Senado, pero el
emperador dejó las estatuas de los dioses que estaban expuestas a la vista del público; 424
templos todavía permanecían para satisfacer la devoción de la gente, y por todas partes en Roma
la moral de los cristianos era ofendida por los olores de los sacrificios idolátricos".
El obispo romano Dámaso, por otro lado, duró poco tiempo oficiando como Pontifex
Maximus. Ya que el emperador Graciano rechazó el nombramiento en el año 382 y Dámaso
murió en 384. Sin embargo, es necesario hacer notar que esta TRANSFERENCIA del oficio de
Pontifex Maximus del emperador a un obispo romano, resultó ser otra estrategia genial de Satanás
para completar lo que ya había iniciado con Constantino, veamos a continuación los resultados
que obtuvo: Había conseguido que el obispo romano, en su afán de poder, consintiera en aceptar
el puesto vacante de Pontifex Maximus, Sumo Sacerdote de los Misterios Paganos; oficio que,
por causa de ir contra la moral cristiana, el mismo emperador había rechazado. De esta manera el
obispo romano quedaba completamente bajo su control y poder, como todos los demás Pontífices
anteriores habían estado. Una vez poseído por el diablo y saturado de energía satánica, el obispo
romano celosamente se encargó de introducir el Paganismo dentro de la Iglesia. Los paganos, por
otro lado, empezaron a ser aceptados en la Iglesia sin cambiar sus creencias y prácticas; y, ante
sus ojos, ahora el obispo romano era el legítimo representante de su larga línea de Pontífices (The
Two Babylons or the Papal Worship, Alexander Hislop, 1916, p.252).
Ahora bien, por lo que respecta al carácter moral de Dámaso, el testimonio histórico nos
habla de un hombre sumamente corrupto. Pues habiendo sido inicialmente diácono, y para
conseguir posteriormente el obispado de Roma, tuvo que disputárselo a otro diácono rival de
nombre Ursino. Ambos, Dámaso y Ursino, habían conseguido cada uno por su parte obispos que
los consagraran. Uno de estos obispos pertenecía a la ciudad de Tibur, y el otro pertenecía al
puerto de Ostia. Dámaso, que era español, llegó a acumular bastante dinero, el cual obtenía
hábilmente extrayéndolo de damas ricas. Con el dinero así obtenido, contrató una banda de
empleados de circo, entre los que se encontraban luchadores, corredores de caballos, y otros
hombres violentos con los que atacó a los seguidores de Ursino.
La batalla empezó en la calle, después los seguidores de Ursino se encerraron en la recién
construida basílica de Santa María la Mayor, conocida como "Nuestra Señora de la Nieve". La
gente de Dámaso trepó al techo, hizo un agujero, y empezó a bombardear a los ocupantes con
tejas y piedras. Otros, mientras tanto, estaban atacando la puerta principal. Cuando ésta cayó, se
desarrolló una sangrienta lucha que se prolongó por tres días. Al final, 137 cadáveres fueron
removidos, todos pertenecían a seguidores de Ursino (Vicars ofChrist: The DarkSide ofthe
Papacy; Peter De Rosa, 1988, p.38). Dámaso, una vez habiendo obtenido la victoria sobre su
rival, fue confirmado como obispo de Roma en el año 366. Ursino, por su parte, no se había dado
aún por vencido y consiguió que Dámaso, ya como obispo de Roma, compareciese ante la corte
imperial. Se le acusaba de instigación al homicidio y de financiar y organizar una guerra civil
entre los cristianos de Roma. Dámaso se las arregló para que los testigos de la parte contraria
fuesen torturados, y, finalmente, fue absuelto. Ursino y sus seguidores terminaron después siendo
desterrados a la Galia (Francia).
El hecho que Dámaso y Ursino se hubiesen peleado como perros por el "hueso" de obispo
de Roma, era porque evidentemente representaba una posición sumamente lucrativa. Cuando en
una ocasión un prefecto de Roma -el cual tenía muchos títulos paganos- fue confrontado por
Dámaso para que se convirtiese, el hombre respondió: "Por supuesto, si me haces obispo de
Roma" (Gontard, op.cit., p.l 13).
Un escritor de ese entonces, el historiador Amiano Marcelino, sugirió que definitivamente
se llevaba a cabo una reñida competencia por esa posición tan lucrativa: "Porque una vez ganado
el puesto, el individuo puede disfrutar en paz una buena fortuna asegurada por la generosidad
de matronas; puede trasladarse en carruaje y vestirse con magníficas ropas; y dar banquetes
cuyo lujo supera el de la mesa del emperador" (De Rosa, op.cit., p.39).
Se podría decir que a partir de Dámaso, los papas romanos empezaron a enriquecerse en
gran manera y a poseer grandes extensiones de tierra. Esto aunado al hecho que al cambiar
Constantino la capital del imperio al Este (Constantinopla), no quedó ningún emperador que
gobernase en el Oeste, creándose así un gran vacío político, administrativo, y emocional. Vacío
que el Papa estuvo más que dispuesto a llenar, convirtiéndose, gradualmente, en la potencia más
grande de Italia y de Europa Occidental, y lo siguió siendo durante toda la Edad Media.
Aproximadamente sesenta años después de Dámaso aparece el Papa León I (440-61), el
cual ocupa un lugar importante en la historia de los papas, pues llevó teóricamente la doctrina de
la primacía del papado lo más lejos posible. Este Papa consiguió que, por causa de sus servicios
diplomáticos prestados al imperio, el emperador romano Valentiniano III confirmara finalmente
la primacía del obispo de Roma sobre todas las demás Sedes. Una vez logrado esto, León
entonces proclamó que la primacía de Roma -reconocida ahora políticamente- sería heredada por
todos sus sucesores (Gontard, op.cit., pp.137, 138). Además, fortaleció y exaltó su Sede en Roma
refiriéndose a sí mismo como "Pedro en la silla de Pedro"; afirmó poseer plenitud de poder
(plenitudo potestaíis); y se consideraba incluso el "gobernador del Universo".
León también fue el primer Papa en adjudicarse, para su propia conveniencia, el texto
bíblico de Mateo 16:19 donde el Señor le entrega a Pedro las llaves del reino de los cielos y el
poder de atar y desatar. Tal autoridad, no obstante, no fue conferida solamente a Pedro, pues dos
capítulos más adelante, en Mateo 18:18 el Señor da la misma autoridad a todo el grupo de
discípulos. Y después, en los versículos siguientes 19 y 20 del mismo capítulo, vemos que se
extiende este derecho a TODOS los creyentes.
Otra contribución principal de León a la teoría del papado, consistió en hacer una
distinción entre persona y oficio. Es decir, él afirmaba que aunque un Papa fuese pecaminoso,
esto no afectaba el carácter Petrino del papado. Una distinción leonina que resultó de gran ayuda
después para los papas, pues así justificaron todo tipo de inmoralidad entre ellos. Durante el
reinado de León también se vio, por primera vez, el nefasto primer ejemplo de interacción entre la
Ley Canóniga y la ejecución de la Ley Civil. Pues a todas las ordenanzas del Papa se les dio fuerza
legal, de tal manera que todo aquel que no se sometiera a la Iglesia, se convertía entonces en un
hereje; y, por lo tanto, sujeto al edicto de las leyes de herejía del imperio (Ibid.).
La Iglesia Católico Romana, mas no apostólica, pues no desciende de los apóstoles sino
de los emperadores romanos, formó su estructura en base al patrón organizativo del mismo imperio romano.
Después de la caída del imperio Romano del Oeste, en el año 476, los papas asumieron el
papel de los emperadores y el "MATRIMONIO" de la Iglesia con el mundo se consumó. De ser
perseguida, ahora la Iglesia se había convertido en el principal persecutor, y no sólo en asuntos
religiosos, sino también en cualquier forma de libertad de conciencia, como más adelante
veremos en otro capítulo. Peter De Rosa, en su libro Vicars of Christ: The Dark Side of the
Papacy (1980,p.34) describe esto elocuentemente:
"El tiempo no está lejos cuando los sucesores de Pedro no serán los sirvientes sino los
amos del mundo. Se vestirán de púrpura como Nerón y se llamarán a si mismos Pontifex
Maximus. Se referirán al hombre pescador como 'el primer Papa', y apelarán no a la autoridad
del amor, sino al poder investido en él (Pedro) para actuar como Nerón actuó. Desafiando a
Jesús, los cristianos harán a otros lo que les han hecho a ellos, y peor aún harán. La religión que
se enorgullecía de haber triunfado sobre la persecución por medio del sufrimiento, se convertirá
en la fe más perseguidora que el mundo ha visto. Perseguirán incluso a la raza de la cual Pedro
y Jesús provinieron. Ordenarán en el nombre de Jesús que todos los que no estén de acuerdo con
ellos sean torturados, y algunas veces crucificados sobre fuego. Harán una alianza entre el trono
y el altar; e insistirán que el trono es el guardián del altar y garantizador de la fe. Su idea será
que el trono (el Estado) imponga su religión en todos sus súbditos. Sin molestarles que Pedro
mismo se opuso a tal alianza y que por causa de ello murió. Tres siglos después que el apóstol
murió en la Colina del Vaticano, la Iglesia, a pesar de la persecución, creció en fuerza hasta que
vino el día en que fue tentada a echar su suerte con César"
***

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada