Pin It
Subscribe Twitter Twitter

San pantaleon = Oxósse


San Pantaleón, habiendo sido un joven de sano corazón, hijo de un senador rico y
una madre cristiana que muere muy joven; y que a penas pudo enseñarle
rudimentariamente algunas ideas acerca del cristianismo, se fue formando sobre las
bases de su inteligencia despierta, con buenos profesores y con la dirección de su
padre que lo mandó a estudiar medicina bajo la dirección de Eufrosino, reconocido
médico del mismo Dioclesiano. Pantaleón se destaca por ser el más distinguido y
respetado, ejerciendo su ministerio con especial abnegación, siendo su honestidad
verdaderamente excepcional en el medio pagano en que vivía. El encuentro
definitivo de San Pantaleón con Jesucristo sobreviene luego de una charla que
éste tiene con un sacerdote cristiano que vivía oculto por la persecución, y quién
admirado por las virtudes de Pantaleón, relata la doctrina de Jesús; trayendo a su
memoria los recuerdos ya desdibujados de todo aquello que le enseñaba su madre
de pequeño.
Poco después, se encuentra el médico Pantaleón, con uno de esos casos
desesperados; un niño que yacía muerto y tenia a su alrededor merodeando la
víbora que lo había mordido; repleto de impotencia solo recuerda que el nombre de
Cristo era suficiente para resucitar a los muertos; sin vacilar y lleno de fe, opera el
primer milagro; el niño vuelve a la vida y la serpiente muere en forma automática.
A partir de este momento, la vida de San Pantaleón, se convierte en una sucesión
de milagros, unos tras otros y de manera extraordinaria.
Su padre Eustorgio un día y de manera casual tiene la oportunidad de presenciar
un milagro que materializó su hijo al devolverle la vista a un paciente con solo
hacerle una imposición de manos; a partir de allí pide ser bautizado en el
cristianismo, destruye todos los ídolos paganos que había en su casa y al poco
tiempo muere.
Tras la muerte de su padre, San Pantaleón reparte todos sus bienes a los pobres,
libera a todos los esclavos y se arroja a una vida de fervor y caridad en la práctica
de su profesión; lo que desencadena el recelo de sus colegas médicos que viendo
peligrar su economía, ya que todos los pacientes deseaban ser atendidos por
Pantaleón, deciden deshacerse de él acusándolo ante el emperador como cristiano.
Pudo superar con su inamovible fe cuánto intento hacían los opresores por acabar
con su vida; cuando es atado al potro y aparecen los garfios de hierro con que se le
desgarran las carnes, los brazos de los verdugos caen impidiendo la tortura;
cuando se prepara una caldera de plomo fundido en la que se intenta sepultar a
Pantaleón, el cuerpo del mártir al tocar la ardiente superficie se transforma en
helada y puede apoyarse sobre el plomo endurecido; cuando intentan arrojarlo al
mar atando a su cuello una gran piedra, Pantaleón vuelve andando a la playa; otra
vez lo lanzaron a las fieras que avanzaban a saltos y rugientes hacia el mártir que
estaba solo en medio de la arena. Apenas se le acercaban y caían sumisas a sus
pies, el Santo las bendecía y ellas se retiraban. Se lo somete después al suplicio de
las ruedas y sale ileso, posteriormente es detenido en un calabozo, la condena es
que lo decapiten. San Pantaleón gozoso es entregado a la tortura, siendo atado a
un viejo olivo ya seco. Después de mucha resistencia por parte de los verdugos que
se negaban a utilizar la cuchilla abrazándose al mártir; cuando la sangre es
derramada finalmente florece el olivo y se llena de frutos. Se lo sincretiza con
Oxósse, Orixá cazador que vive en la foresta junto a Ossanha con el cual
comparte la habilidad para realizar curaciones.
Petición y Ofrenda a Oxósse - San Pantaleón: Se le pide especialmente por
salud, buena fortuna y prosperidad. Se lo consagra el 20 de Enero. La ofrenda se
realiza en un altar con su imagen y se colocará un coco partido por la mitad
conteniendo dentro de ambas mitades frutos secos y encendiendo dos velas azules
mientras hace la solicitud.
Oración: "Santo misericordioso, acuérdate de nosotros y atiende todas nuestras
necesidades, brindándonos salud, prosperidad en el amor y paz. Amén".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada